La importancia de la relación con el padre

adrianayyo

En los primeros meses de vida el bebé necesita tanto a su madre como a su padre. El vínculo con la madre se hace más estrecho al ser ella quien lo alimenta, en el caso de la lactancia materna, y al seguir protegiéndolo después de hacerlo durante nueve meses en su vientre.

bebé

La figura del padre

Sin embargo los niños también necesitan la figura de su padre para su correcto desarrollo, o la figura de un hombre, ya sea amigo, abuelo, tío o algún otro familiar. Los bebés necesitan saber que alguien más que la madre los puede cuidar y proteger, de ese modo se sentirán más seguros en un momento en el que son totalmente vulnerables y que cada sonido y movimiento son nuevos.

padre-bebe1

 

Las relaciones sociales están compuestas por hombres y mujeres y los bebés han de aprender de ambos. El comportamiento, las preferencias, la forma de jugar y de relacionarse es siempre distinta entre todas las personas, por muy estrecha y hermosa que sea la relación de un bebé con su madre no se puede convertir en el único universo del pequeño. De ser así cuando el pequeño haya de relacionarse con otros niños y adultos no comprenderá sus acciones ni reacciones, pudiendo imposibilitarle incluso la comprensión de lo que está bien y lo que está mal. De este modo, el niño está indefenso ante los demás.

Ante la llegada de un bebé algunos padres sienten inseguridad, se creen excluidos de la relación que tiene el pequeño con la madre y no saben qué han de hacer. Una pareja es cosa de dos y deben apoyarse el uno al otro.

padres

 

El padre no puede darle el pecho a su bebé pero sí puede bañarlo, acariciarlo, ayudarle a dormir y alimentarlo si toma biberón. Es importante que la pareja pase momentos a solas para reafirmar su relación y hablar de sus sentimientos con respecto a la nueva situación de sus vidas.

padre-bebe2

 

Resumen:

Un bebé necesita el vínculo que establece con su madre para sentirse seguro y también los cuidados del padre para su correcto desarrollo físico y psicológico.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *