El padre primerizo

padre-primerizo4

Sin ninguna duda la aventura de ser padres por primera vez hace que la vida de un hombre y de una mujer cambie para siempre. Tanto la madre como el padre primerizo descubren nuevos sentimientos, nuevos temores y una felicidad que no se puede comparar con ningún otro estado de alegría que hayan sentido anteriormente.

el padre primerizo El Padre Primerizo

Es la madre quien va a sufrir, además, cambios físicos y hormonales. Sin embargo, el padre también va a experimentar algunos cambios y se le debe prestar atención y comprensión del mismo modo que a la madre. La ansiedad, la preocupación por una responsabilidad que va a ser para toda la vida, el sentirse, en muchas ocasiones erróneamente, desplazado del cariño de su pareja, el no tener una cierta seguridad económica y proponerse educar a su bebé de la manera más correcta puede provocar insomnio y con él depresión. Después, tras el parto, esta depresión puede aumentar de manera que tanto el padre como la madre pueden sufrir depresión postparto.

el padre primerizo 2

Aprendizaje

Una mente abierta al aprendizaje y a los nuevos sentimientos hará que el padre primerizo pueda darle a su pequeño todo lo que necesita. El padre puede alimentarlo, limpiarlo, vestirle y educarlo del mismo modo que lo haría la madre. Sin duda los niños necesitan figuras masculinas y femeninas para su desarrollo, cada una le proporcionará un tipo de aprendizaje emocionalmente distinto pero no necesariamente una de ellas ha de estar más al cuidado que la otra. En ocasiones ni siquiera ha de tratarse de la pareja.

el padre primerizo 4

 

Un padre primerizo puede sentirse inseguro al coger al bebé en brazos, al cambiarle el pañal, en el momento del baño… y pensar que la madre no lo está. Muy probablemente la madre también sienta esa inseguridad de no cogerlo de la manera adecuada. Compartirla puede hacer que ambos se tranquilicen y aprendan a la vez. Por otra parte, los padres han de confiar en sus bebés y estar dispuestos a aprender de ellos pues, si se les presta atención, ellos mismos les indicarán lo que deben hacer. Una mente abierta y dispuesta a dejar los miedos atrás, por supuesto sin olvidar que siempre pueden ocurrir imprevistos, hará que la relación con los hijos sea mucho más feliz.

 

 

Resumen:

El hombre que es padre por primera vez también sufre cambios y en ocasiones puede llevarle a la depresión. De este modo, se le ha de prestar la misma atención que a la madre primeriza.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *