Cómo cuidar a un bebé recién nacido en casa

adriana recien nacida

Cuando nace un bebé los padres tenemos miles de dudas sobre los cuidados que va a requerir, si sabremos calmarle, diferenciar a qué se debe su llanto, etc.  Durante la estancia en el hospital todo está más controlado ya que siempre podemos recurrir al personal sanitario para que nos asesore pero al llegar a casa es cuándo surgen un montón de incertidumbres sobre cómo cuidar a un bebé recién nacido.

Cómo cuidar a un bebé recién nacido

Las principales dudas que muestran los papás al llegar a casa son las referentes al cuidado del bebé: cómo curar el cordón umbilical, cómo bañarlos, cortarles las uñas, como diferenciar el llanto…

Como sabemos que son dudas muy frecuentes, recurrentes y que todos los padres hemos pasado por ellas, queremos hacer una recopilación de indicaciones sobre cómo cuidar a un bebé recién nacido.

Cordón umbilical

Si somos papás primerizos o si no hemos tenido mucho contacto con recién nacidos, el cuidado del cordón umbilical es algo que genera siempre muchas dudas.

El cordón umbilical es el cordón por el cual el bebé ha estado recibiendo alimentación durante el embarazo. Una vez que el bebé nace, este cordón deja de cumplir su fucnión y es cortado quedando un pequeño apéndice que con el paso de los días se irá secando y caerá por sí solo.

Los consejos son muy variados en función del hospital y de cada profesional. Hay quien recomienda curarlo con alcohol de 70º, otros profesionales te dirán que no hagas nada que simplemente con los baños del bebé es suficiente.

En caso de que el cordón huela mal, tenga secreciones o supure, deberás llevar al bebé al pediatra para que lo valore.

El baño

En la actualidad, los profesionales recomiendan no bañar al bebé nada más nacer ya que el baño elimina la capa protectora con la que nacen y que es una barrera de bacterias naturales que protege la piel de los pequeños.

Cómo cuidar a un bebé recién nacido

Una vez en casa tampoco es recomendable el baño todos los días. Se puede hacer perfectamente cada dos o tres días y su piel estará más protegida frente a dermatitis y problemas dermatológicos.

Al no bañarlos todos los días, sí es comendable que el cambio de pañal se haga preferiblemente con agua y jabón neutro mejor que con toallita ya que les puede resecar más la piel.

El agua debe estar a unos 36,5 grados y en un lugar cálido. Es recomendable que tengamos a mano todas las cositas del bebé para que, una vez terminado el baño, podamos secarlo y vestirlo sin que el pequeño se enfríe.

Cortar las uñas al bebé

Uno de los cuidados que puede resultar más complicado es el de cortar las uñas del bebé.

Debéis tener en cuenta lo pequeñitos que son los dedos del recién nacido y por lo tanto sus uñas. Éstas, además de pequeñitas, son blanditas por lo tanto, lo recomendable es hacerse con unas tijeras infantiles de punta redondeada o una lima y elegir un momento en el que el bebé esté tranquilo.

Costra láctea

La costra láctea es un tipo de dermatitis que aparece en algunos bebés al nacer.

A menos que presente signos de infección, la costra láctea no es más que un problema estético ya que no presenta ningún síntoma.

La forma de intentar eliminarla es haciendo suaves masajes en la cabecita del bebé con aceite de oliva o aceite de almendras. Esto hace que la costra se vaya reblandeciendo y vaya cayendo poco a poco.

Cambio del pañal

Es la pregunta que todos nos hemos hecho, ¿cada cuánto le tengo que cambiar el pañal? o ¿cómo sé que tengo que cambiarlo?

Una vez que se haya hecho caca es imprescindible cambiarlo. Si dejamos durante mucho tiempo un pañal con caca en el culito del bebé, éste acabará irritado. Por tanto, es recomendable después de las tomas dejar un pequeño margen de tiempo y controlar la caca del bebé.

Al principio parecerá lioso pero una vez que conozcamos las pautas y rutinas de nuestro bebé será casi automático.

Si el culito del bebé está irritado, es recomendable después del cambio de pañal, aplicar una crema específica para la zona. Este tipo de cremas no hay que usarlas todos los días, ya que si no limitaríamos su efectividad para cuando realmente la necesitemos, que es cuando el culito esté irritado.

Ropa del bebé

Como ya hemos comentado, la piel del bebé es muy sensible y delicada.

La ropa del bebé debe ser 100% algodón ya que tiene propiedades antialérgicas, naturales, suaves y cálidas que cuidan su piel.

A la hora de lavar la ropita del bebé es recomendable hacerlo por separado y sin utilizar suavizante ya que sus fuertes componentes pueden provocar reacciones alérgicas en la piel de los más pequeños.

Esperamos que estas pequeñas recomendaciones sobre cómo cuidar a un bebé recién nacido te hayan resultado útiles pero sobre todo recuerda:

Cada papá y mamá es quién mejor conoce a su bebé y las necesidades de éste. Por tanto, nadie mejor que los papás de un bebé para garantizar el correcto cuidado del mismo.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *