Yogures para bebés: ¿son una buena opción?

El alimento principal del bebé debe ser la leche, que tomarán de forma exclusiva hasta los 6 meses de edad. Pero a partir de los 6 meses, al comenzar a introducir la alimentación complementaria, empezamos a encontrar en el mercado diferentes alimentos como son los yogures para bebés.

¿Pero son recomendables estos yogures a partir de 6 meses? Estudiaremos sus características y analizaremos un estudio realizado por la OCU para saber si realmente son recomendables.

Alimentación del bebé hasta los 6 meses

Desde que el bebé nace y hasta los 6 meses su alimentación estará basada únicamente en la leche.

La lactancia materna es la ideal para el bebé y la recomendación de la OMS es que se prolongue la misma, siempre que sea posible, hasta los 2 años.

En aquellos casos en los que no sea posible alimentar al bebé con lactancia materna, se optará por la lactancia artificial.

En cualquiera de los casos, el único alimento del bebé será la leche.

En el caso de la lactancia artificial, el recién nacido tomará la llamada leche de iniciación o tipo 1. A partir de los 6 meses pasará a la leche de continuación o tipo 2 que ya se complementará con la ingesta de otros alimentos (fruta, verdura, carne, pescado, etc.).

Cuándo se le puede dar yogur a un bebé

A partir de los 6 meses, se van introduciendo poco a poco nuevos alimentos en la dieta del bebé. La leche (materna o de continuación en caso de lactancia artifical) sigue siendo su alimento principal pero poco a poco, y siguiendo las indicaciones del pediatra, iremos incorporando fruta, verdura, carne, pescado, etc.

La leche de vaca no está recomendada para los bebés antes del año de edad. De hecho la introducción de la leche de vaca en la dieta del recién nacido se hace a partir del año de edad. Sin embargo, la Sociedad Europea de Pediatría, señala que a partir de los 9 meses sí se pueden tomar otro tipo de lácteos como yogures (naturales sin edulcorar ni azucarados y sin desnatar), queso fresco o requesón que a pesar de ser derivados de la leche de vaca, indican que se pueden tomar de forma ocasional siempre que no sean la principal fuente de leche que toma el bebé.

Yogures para bebés según la OCU

Según lo que hemos comentado antes, un bebé podría tomar yogur natural a partir de los 9 meses de edad, pero si echamos un vistazo en el supermercado encontramos marcas que ofrecen sus yogures para bebés a partir de 6 meses de edad.

Pero para poder tomarse a partir de los 6 meses de edad, deberían estar elaborados con leche de continuación que es la que un lactante puede tomar a partir de esa edad. La OCU ha analizado dos de las principales marcas que comercializan estos yogures y los resultados han sido sorprendentes.

Mi primer Danone

yogures para bebés

Según la etiqueta, este yogur recomendado a partir de los 6 meses de edad, está compuesto por leche de continuación en un 80%  y el 20% restante por almidón de maíz, maltodrextrina, espesantes y azúcar aportando un extra de hidratos de carbono.

En el análisis realizado por la OCU, se observa que:

  • No está elaborado 100% con leche de continuación.
  • Aporta demasiadas calorías por su elevado contenido en sacarosa y es pobre en lactosa y grasas. El contenido en proteínas, calcio y fermentos es adecuado.
  • Presencia de azúcar inadecuada que no es recomendable en la dieta de ningún bebé.
  • Incluye goma guar en su composición, un producto con cierto componente alérgeno ya que proviene de las legumbres.

Nestlé Bebé

yogures para bebés

En su etiqueta se detalla que está elaborado con «leche para bebé» (no indica nada de leche de continuación) y nos preguntamos ¿cuál es la leche para bebé?

En realidad se trata de leche de vaca a la que le han añadido azúcares, aceites vegetales y almidón de arroz.

Según el análisis de la OCU:

  • El yogur Nestlé bebé no está elaborado con leche de continuación.
  • Presenta un contenido energético más elevado que Mi Primer Danone ya que tiene más proteínas, grasas e hidratos de carbono. Aporta demasiadas calorías y proteínas.
  • Bajo contenido en grasa, aunque el aporte de calcio y fermentos es correcto.
  • Presenta azúcar añadido, lo cual no es recomendable en ningún bebé ya que aumenta su ingesta calórica y no aporta nada bueno a su dieta.

Recomendaciones

La recomendación general que nos hacen desde la OCU es que ninguno de estos yogures para bebés son una buena opción ya que no están elaborados en un 100% con leche de continuación.

El elevado contenido en sacarosa (azúcar) es otro aspecto que no los hace recomendables.

Por otro lado está el elevado precio de estos yogures para bebés que muchos padres pagarán pensando que están dando la mejor opción para sus hijos cuando en realidad no es así.

Para niños más mayores y a partir de 9 meses hay otras opciones mucho más recomendables: yogur natural sin azúcar y sin desnatar, queso fresco sin sal o requesón.

La mejor opción es esperar y a partir de los 9 meses poder ofrecerle estos productos mucho más naturales.

 

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *