Maternidad y salud, los cuidados después del parto

La llegada de un bebé es uno de los momentos más especiales, emocionantes y felices de nuestras vidas, pero también requiere un proceso de adaptación a la nueva situación, ya que con un bebé en casa cambian por completo todas nuestras rutinas y prioridades. Pero además también supone una adaptación a los nuevos cambios físicos y emocionales que la madre vive tras el parto. Es por ello que consideramos fundamental seguir una serie de cuidados después del parto para que la recuperación y el bienestar tanto de la madre como del bebé sea el más adecuado en cada caso.

Cómo recuperarse de un parto en pocas semanas

Durante el embarazo, tu cuerpo ha ido experimentando muchos e importantes cambios que son necesarios para poder albergar al bebé dentro de él y posteriormente poder dar a luz.

cuidados después del parto

Por eso, una vez que has dado a luz, tu cuerpo poco a poco irá recuperándose de todos los cambios sufridos durante el embarazo. Pero es necesario seguir una serie de cuidados después del parto para que el proceso de recuperación se lleve a cabo en las mejores condiciones posibles.

No hay un tiempo estimado del que podamos hablar para la recuperación tras un parto. Esto va a depender de muchos factores: si tu parto ha sido vaginal o por cesárea, si te han realizado episiotomía o no, si es el primer parto o ya has tenido partos anteriores, si decides dar lactancia materna o lactancia artificial, etc.

En general, la recuperación total de la mujer tras el parto suele estar en torno a un año.

Cuidados después del parto a nivel físiológico:

  • Una vez finalizado el parto comienza la conocida cuarentena. Son los 40 días posteriores al momento del parto y es el tiempo que más o menos se estima para que el cuerpo retome de nuevo su ritmo.
  • Las hormonas puede ser que te jueguen malas pasadas. El nivel de estrógenos desciende bruscamente tras el parto y la prolactina aumenta para que puedas producir leche para alimentar al bebé. Este vaivén de hormonas puede producir alteraciones en el humor, cansancio, hipersensibilidad e incluso depresión.
  • Notarás los pechos muy sensibles y congestionados debido a la subida de la leche. La mejor forma de aliviarlo es poner al bebé al pecho desde el mismo momento del nacimiento si es posible y siempre que el bebé lo necesite.
  • Tras el parto, el útero debe volver a su tamaño original y a ocupar el lugar que ocupaba antes del embarazo. Para conseguirlo, el músculo uterino se contrae produciendo espasmos, contracciones y calambres que son los llamados entuertos que pueden llegar a ser molestos y dolorosos para algunas madres. Además se produce un sangrado como si tuvieses la regla después del parto. Este sangrado se debe a que el útero debe cicatrizar y vaciar toda la mucosa y residuos que puedan quedar dentro tras el parto. La duración suele ser de unas tres semanas a un mes y son los denominados loquios.
  • Si tu parto ha sido vaginal, la recuperación suele ser mucho más rápida. Únicamente deberás tener especial cuidado si te han realizado una episiotomía. Esta cicatriz suele ser molesta, ten en cuenta que se trata de una incisión en la zona perineal para producir una abertura y facilitar la salida del bebé durante el parto. La cicatrización completa puede producirse en unas dos semanas pero la zona puede continuar sensible durante más tiempo, incluso meses. La herida se debe curar mediante una ducha diaria y un adecuado secado de la zona mediante toques para evitar arrastrar los puntos. No es recomendable la aplicación de productos sobre la cicatriz. Puedes observar cómo está tu cicatriz utilizando un espejo.
  • Si tu parto ha sido por medio de cesárea, la recuperación suele ser más lenta. En el siguiente apartado, te explicamos con más detenimiento los cuidados después del parto tras una cesárea.
  • A la hora de reanudar las relaciones sexuales se recomienda esperar a que finalice la cuarentena y el aparato genital se encuentre más asentado. Si te han realizado episiotomía, es posible que notes molestias aun habiendo pasado varios meses desde el parto. Ten en cuenta que aunque no tengas la menstruación (hay mujeres que la vuelven a tener unos dos o tres meses después del parto y otras que están hasta más de un año sin tenerla tras el parto), si mantienes relacciones sexuales sin ningún tipo de protección, puedes quedarte nuevamente embarazada.

Cuidados después del parto a nivel emocional:

  • Descansa todo lo que puedas. El bebé ahora depende exclusivamente de tí para todo. Su demanda de tí es continua. Te necesita para que lo alimentes, lo abrigues, lo calmes, sentir tu olor, sentirse seguro. Es muy probable que haya días en los que no puedas hacer nada más que no sea estar con tu bebé. No te preocupes, es lo normal y está bien que así sea ya que es lo que el bebé necesita.
  • Pide ayuda siempre que lo necesites, no te sientas mal por ello y ten en cuenta que ahora tu prioridad sois tu bebé y tú misma. Para poder cuidar a los demás, debes cuidarte primero a tí misma.
  • Depresión posparto. Prácticamente todos los padres imaginan durante el embarazo cómo será su vida una vez que el bebé haya nacido, lo que nos genera grandes expectativas, una gran ilusión y mucha felicidad. Pero en la mayoría de los casos no suele coincidir con la realidad. Si a todo esto unimos el cansancio físico, cambios hormonales, falta de sueño, etc. es normal que la mujer sienta cierto desánimo o tristeza en las primeras semanas tras el parto. Es el denominado baby blues. Pero si los síntomas son mucho más intensos que los denominados anteriormente (la madre puede tener sentimientos de culpa, sufrir episodios de ansiedad y angustia, ataques repentinos de llanto, pérdida de interés por la realización de cualquier tipo de actividad incluidas todas las relacionadas con los cuidados del bebé) y perduran más de 30 días entonces debes consultar con el especialista ya que puedes estar ante una depresión posparto que necesitará tratamiento y ayuda psicológica. Uno de los cuidados después del parto fundamentales es el cuidado de nosotros mismos.

Cuidados tras una cesárea, el tratamiento post parto

A las molestias propias del parto (entuertos, cambios hormonales, loquios, etc.) hay que añadir las molestias que provoca la herida de la cesárea realizada tanto en el abdomen como en el útero. La herida por lo tanto, no será solamente la cicatriz externa que vemos sino que hay otra mucho más profunda que también debemos cuidar para que se produzca una correcta cicatrización de la misma, es la realizada en el útero materno.

cuidados después del parto

La herida producirá dolor y molestias al hacer movimientos o gestos habituales como toser, estornudar, tener que levantarte, incorporarte o moverte.Para ello, siempre que tengas que realizar algún gesto como toser o estornudar, intenta sujetarte la zona abdominal para que el esfuerzo no recaiga directamente sobre esta zona.

Los cuidados después del parto tras una cesárea son sencillos:

  • Cuida tu herida con una ducha diaria con tu jabón habitual.
  • Seca bien la zona de la cicatriz mediante toques,no arrastres  ya que podrías enganchar los puntos y tirar de ellos.
  • No apliques productos sobre la cicatriz que antes no hayas consultado con tu matrona o ginecólogo. Ni aunque te los hayan recomendado otras madres. Ten en cuenta que hay sustancias que pueden pasar al bebé a través de la leche materna.
  • No te dobles sobre el abdomen y no cargues peso, busca posturas adecuadas para coger al bebé y para el cambio del pañal y aseo del bebé que no te obliguen a realizar un esfuerzo ni cargar el peso en la zona abdominal. Si no puedes realizarlo tu sola, pide ayuda. Es recomendable ayudarnos de un cambiador o una bañera alta a la hora de cambiar y asear al bebé para no tener que agacharnos y producir molestias sobre la herida.

cuidados después del parto

  • Evita las tareas domésticas al principio. Camina lentamente y utiliza ropa cómoda preferiblemente de algodón que no te presione ni moleste en la zona de la cicatriz. Evita la utilización de fajas a no ser que esté prescrito por tu ginecólogo.
  • Cuida tu alimentación. Ésta debe ser variada y sana y mantente bien hidratada. Los buenos hábitos en la alimentación harán que tu cuerpo se sienta saludable e influirá en tu recuperación.
  • Pide ayuda a tu entorno más cercano en todo lo que necesites. Tanto para colaborar en las tareas domésticas como para compartir tu experiencia, sentimientos y estado emocional o dudas si es que las tienes. Es muy recomendable acudir a los grupos de apoyo a la lactancia que ofrecen los centros de salud. Además de solventar tus dudas acerca de la lactancia será un momento excepcional para compartir e intercambiar opiniones y vivencias con otras madres. El hecho de salir también un poquito de la rutina del cuidado exclusivo del bebé y relacionarnos con otras personas nos puede ayudar a sobrellevarlo de mejor manera.

Esperamos que estos pequeños consejos sobre cuidados después del parto te puedan ayudar a llevar mejor tu posparto. Pero ante todo, recuerda que, siempre que lo necesites, pide ayuda.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *