Regalos para niños que no son juguetes

regalos-para-ninos-que-no-son-juguetes

Si tienes que hacer un regalo a un niño, seguramente lo primero en lo que pienses es en regalar un juguete. Pero tanto en Navidad, como para un cumpleaños o una fecha especial, debemos pensar que es muy posible que se encuentren con demasiados juguetes a los que en muchas ocasiones no hacen ni caso. Si conoces la regla de los cuatro regalos, sabrás que tanto juguete para el niño no es beneficioso. Os planteamos otras alternativas de regalos para niños que no son juguetes pero que le pueden gustar tanto o más.

Seguir leyendo

Los 10 mejores regalos de Navidad para niños

Se acerca una época muy especial para los más pequeños. Todo tiene que salir perfecto para que niños y niñas nos respondan con una sonrisa tras ver sus ansiados regalos de Navidad. Pero, a final de año, puede que muchas de nuestras ideas se hayan ido agotando por el camino y los regalos de Navidad para niños se presenten como un auténtico quebradero de cabeza.

Por ello, para echaros una mano, os traemos una serie de ideas para regalos de Navidad para niños

Arca de Noé Little Dutch

Empezamos con un regalo navideño, divertido y precioso, realizado en madera pintada al agua. Con este juego del Arca de Noé los niños pasarán un rato muy divertido al tiempo que se aseguran de que todos los animales hayan entrado en el arca con su pareja.

El arca tiene una puerta que se abre y una plataforma elevable para colocar a todos lo animales. Con ellos, Noé y su esposa los acompañan en esta divertida aventura.

Set tostadora de madera Little Dutch

A los niños les encanta imitar a sus padres. Con este set de tostadora podrán preparar ellos mismos sus desayunos, para comenzar el día con energía. Además, es un juego avalado por la prestigiosa marca Little Dutch, la cual es el equilibrio perfecto entre calidad y un precioso diseño.

Esta tostadora posee todo lo necesario para que los niños pasen un rato de lo más entretenido, mientras estimulan su desarrollo cognitivo y emocional.

Camión transporte de coches Little Dutch

Coches y camiones son un clásico que nunca falla. Por ello, os proponemos este camión de transporte de coches de Little Dutch.

Incluye 4 coches de madera y el camión, fabricado en el mismo material, con lo que los niños se entretendrán durante largos ratos. La rampa se puede desplegar, para facilitar a los coches su subida al camión. Tras plegar la rampa, los coches ya pueden viajar a cualquier lugar.

Tipi menta

Uno de los regalos para niños más originales y bonitos que podréis encontrar. Todo un refugio para ellos, que hará volar su imaginación durante horas. Está formado por 4 postes de madera y una carpa confeccionada con textil 100% algodón de alta calidad.

Además, contiene una alfombra suave y mullida para que los niños estén completamente cómodos y la guirnalda decorativa. A los niños les encantará sentirse dueños de este espacio acogedor y tranquilo.

Está disponible también en color rosa.

Sudadera infantil personalizada

A cualquier niño le encanta llevar ropa con su nombre. Y a cualquier adulto le encanta ver a los pequeños bien tapados para evitar resfriados en esta época. Por ello, os traemos el regalo perfecto que aúna lo que quieren grandes y pequeños.

Esta sudadera infantil personalizada está disponible en multitud de colores que actuarán de fondo del nombre del niño o la niña, escrito en letras minúsculas con una bonita tipología.

Gimnasio infantil madera Ocean rosa

Os presentamos, para lo más pequeños, este completo gimnasio donde se entretendrán un largo rato mientras intentan alcanzar los animales que cuelgan de la estructura superior. 

El gimnasio infantil de madera Ocean rosa no es solo un regalo con el que mantener a los bebés distraídos, si no que es el regalo perfecto para estimular sus sentidos y mejorar la coordinación mano-ojo.

Los coloridos juguetes están fabricados en diferentes texturas para despertar la curiosidad de los más pequeños, al tiempo que experimentan con las diferentes sensaciones. El atractivo de sus diseños constituye un auténtico reclamo para que el más peque de la casa quiera alcanzarlos a toda costa, estimulando, así, sus capacidades táctiles, visuales y motrices.

Juego mantel mostaza con circuito + 3 coches

Un clásico entre los clásicos. Este juego de mantel con circuito no pasa de moda. Para que no le falte de nada, este juego incluye 3 coches que se pueden guardar en sus bolsillitos para que, si vais de camping o de viaje, el más peque pueda llevárselo consigo.

Además, para facilitar su transporte, está provisto de una goma en su lateral que permite enrollarlo y llevarlo plegado cómodamente. El juego de mantel con circuito está disponible en otros colores y diseños, para que elijáis el que más os guste de todos.

Set de té Little Dutch

Esta delicia de set contiene todo lo necesario para disfrutar de una agradable sesión de té. No solo su diseño es precioso si no que, además, gustará mucho por todos los artículos que contiene.

La tetera de madera con tapa no podía faltar, pero tampoco la jarra de leche, un azucarero, 2 tazas, 2 platitos, 2 cucharitas, 1 rodaja de limón para aderezar y 1 hoja de menta para los más atrevidos. Todo ello servido sobre una bandeja.

Las tardes pasarán muy rápido con este maravilloso regalo.

Balanza menta Little Dutch

Su precioso diseño justifica por sí mismo que le hagamos un hueco en el hogar a esta balanza en tonos menta.

A todos nos ha encantado jugar a ser mayores cuando éramos niños. Por ello sabemos que esta balanza les encantará, jugando a ser los dueños de una tienda o de un puestecito de cualquier mercado.

Este tipo de juguetes estimula la creatividad y la imaginación de los niños mediante los juegos imitativos, por lo que son especialmente recomendados a partir de los 3 años.

Caja registradora con escáner menta Little Dutch

Pero si hay algo que no puede faltar en ninguna tienda, eso es la caja registradora. Este juguete viene de la mano de Little Dutch, marca que ya os sonará por lo exquisito y bonito de sus diseños.

Se trata de un juego perfecto para estimular la imaginación de los más pequeños, un ejercicio muy beneficioso para su desarrollo emocional y cognitivo.

La caja registradora viene equipada con todo lo necesario para que los niños pasen un rato muy entretenido y divertido. Incluye escáner, teclas con números, un cajón para el dinero en efectivo, billetes, monedas, datáfono e, incluso, una tarjeta de crédito.

¿Qué más se puede pedir?

Puedes buscar más ideas para regalos de Navidad para niños en nuestro catálogo.

Seguir leyendo

La regla de los cuatro regalos en Navidad para niños

la-regla-de-los-cuatro-regalos

Cuando se acerca Navidad, ya están próximas fechas como Papá Noel o los Reyes Magos. Son momentos muy especiales para los niños por la ilusión y la magia con la que ellos viven estos días. Y envueltos en esta magia y en el deseo de proporcionar a nuestros hijos todo lo que desean, puede ocurrir que caigamos en el error de que reciban una gran cantidad de juguetes por Navidad. La regla de los cuatro regalos es un método muy efectivo para controlar este aluvión de regalos.

Seguir leyendo

¿Qué es la dermatitis del pañal y cómo aliviarla?

La dermatitis del pañal es uno de los problemas en la piel más frecuentes que suelen tener los bebés a causa de la irritación de la misma. Dependiendo de cómo se haya provocado, esta puede ser de un tipo u otro. Son muchos los que se preguntan “mi bebé tiene dermatitis ¿Qué hago?”, por eso, en este artículo queremos darte las pautas para que sepas cómo actuar en caso de que tu bebé este padeciendo este problema, pero también te ofrecemos algunos consejos para prevenirla. A continuación, te explicamos qué es la dermatitis del pañal, qué poner para la dermatitis del pañal y cómo aliviar la dermatitis del pañal. ¡Sigue leyendo para más información!

Seguir leyendo

Amigurumis: cómo hacerlos con trucos y consejos

Uno de los regalos estrella para los peques de la casa son los amigurumis, muñecos tejidos en crochet que durante años han acompañado a bebés y niños de corta edad por las noches a la hora de dormir y en los juegos diurnos de su día a día.

Un amigurumi no tiene por qué tener una forma definida: puede tratarse de un animal, una persona… ¡con estos peluches sirve de todo! No obstante, lo normal es que, con lo bonico que es un amigurumi, acaben emulando las formas de simpáticos animales, desde aves hasta mamíferos o anfibios, así como personas o personajes de ficción.

Qué es un amigurumi

Pero vamos poco a poco. ¿Qué es un amigurumi en realidad? El sentido de la vista no te falla: es un peluche tejido, sí, pero es que eso es lo que significa literalmente amigurumi en japonés. Y es que, sí: los amigurumis son peluches tradicionales del país del sol naciente y allí pueden encontrarse multitud de variantes de estos peluches: gatos, conejos, perros… ¡incluso se comercializan amigurumis de edición especial! En Japón son toda una institución y no es complicado encontrar verdaderos coleccionistas de estos peluches.

Ahora bien, un amigurumi es mucho más que un peluche tejido. El material con el que se rellena un amigurumi tiene que cumplir una serie de requisitos para darles la esponjosidad apropiada, y la lana de su revestimiento no es cualquiera. Pero luego hablaremos de con qué lana se hacen los amigurumis.

Los amigurumis se han extendido tanto que muchos de los mitos japoneses giran en torno a estos peluches y en Occidente existen amigurumis con personajes muy conocidos de los cuentos infantiles. De hecho, en nuestro catálogo podrás encontrar un amigurumi de Bebé Donald, fielmente representado, o uno del simpático Piolín, entre otros.

Hay ciertos amigurumis japoneses que están fabricados teniendo en cuenta algunos de los platos más representativos de la gastronomía nipona, pudiendo encontrar ciertos ejemplares con simpáticos dorayakis y otros platos representativos de la gastronomía japonesa.

Cómo hacer amigurumis

Entendemos perfectamente que estos peluches te llamasen la atención y te interesases acerca de qué es un amigurumi exactamente y cómo se fabricaban. Y es que estos simpáticos peluches levantan pasiones. Eso sí, en vez de comprarlos (algunos valen una fortuna), siempre puedes optar por fabricarlos tú mismo si te ves lo bastante diestro. Pero, ¿cómo hacer amigurumis sin que se note que son de cosecha propia? ¿Con qué clase de lana se hacen los amigurumis en Japón? ¿Es posible encontrarla aquí?

En realidad, para hacer un amigurumi no vas a necesitar demasiados materiales: solo tendrás que tener a mano estambre de algodón mercerizado y algodón 100% puro. La finalidad del estambre es que no se vea ninguna fibra, algo esencial si queremos que el amigurumi salga bien.

Después, necesitaremos hilo de mezcla de algodón (algodón y poliéster al 50% cada uno va bien, aunque es algo que admite variaciones). Es importante la elección del hilo porque después lo más seguro será que queramos lavarlo a máquina, y las fibras tienen que ser aptas para su uso en estas máquinas para que no sufran daños.

Si va a ser el primer amigurumi que hagas, te recomendamos que optes por algo sencillo. Para que te hagas una idea: un amigurumi de un perrito puede complicarte la vida de más. En vez de eso, intenta emular los amigurumis de tipo sonajero, ideales para practicar las formas redondeadas y pulirlas a base de práctica.

También será preciso tener a mano hilo acrílico. Si te preguntas cómo hacer amigurumis sin dejarte un riñón en los materiales, el hilo acrílico es una excelente alternativa: estéticamente queda muy resultón, es muy económico y su nivel de resistencia es muy aceptable, así que no lo dudes si crees que la inversión económica de los amigurumis debe estar limitada.

Pero, más allá de estos elementos, otros utensilios que posiblemente tengas por casa pueden ser de utilidad. Un ganchillo puede ser perfecto para evitar que el relleno se vea. En función del patrón que elijas tendrás que elegir el tamaño del ganchillo. Y, si lo que quieres es saber cómo hacer amigurumis desde cero, opta siempre por el ganchillo más estrecho que tengas: aunque te llevará más tiempo hacerlo, así te asegurarás de que quede bien y que la fibra no se vea a través de la lana.

No hay forma de saber cómo hacer amigurumis si no se sabe hacer el relleno. Sin él, un peluche no es nada y con los amigurumis pasa exactamente lo mismo. ¡Imagínate el amigurumi Minion sin relleno! ¡No sería nada!

Pero, ¿con qué se rellena un amigurumi, con algodón o con poliéster? Por Internet se ha escrito mucho acerca de la composición y procedencia de los materiales que podían o no incluirse en el interior de un amigurumi, pero más allá de la visión de un purista, cualquier fibra de algodón o poliéster es apta para elaborarlo.

Una cuestión fundamental es la posición en la que vas a colocar el peluche. Para asegurarte de que el amigurumi adopta la postura y la forma que quieres, debes usar un alambre floral o un limpiapipas. También puedes utilizar el alambre con el que se rellena un amigurumi, ya que a veces se incluye una pieza de este material para darle más firmeza a la espalda. Si es un poco más largo de lo normal y recorre desde la cabeza hasta la base de los pies, mucho mejor: así su postura será totalmente moldeable.

Para asegurarte de que el amigurumi se quede erguido, un buen recurso es el de los guijarros: estos permiten incluso dejarlos de pie por largos periodos de tiempo sin riesgo a que sufran caídas o roturas. Por ese motivo es común encontrar estos materiales ocultos en estos peluches, sobre todo si se trata de amigurumis caseros: como hacer amigurumis desde cero exige ir creando la forma del peluche conforme se va tratando el material, es necesario recurrir a estos materiales para darles una pose creíble.

Cómo se rellena un amigurumi

Como te hemos comentado antes, la lana con la que se rellena un amigurumi puede ser de algodón, de lana o una combinación de ambas. De hecho, los amigurumis comerciales utilizan una combinación de ambas para no ser excluyentes y que puedan ser adquiridos tanto por los que consideran que solo el algodón es una fibra digna de un amigurumi como para los que piensan que poliéster es un material perfectamente apto para fabricar un peluche de este tipo.

Consejos para rellenar un amigurumi

Si quieres saber cómo y con qué se rellena un amigurumi, atento porque vamos a darte cinco consejos infalibles para que puedas hacerlo sin complicarte demasiado. Para empezar, lo que tienes que tener claro es que el truco del masaje funciona.

Seguro que lo has utilizado en algún zurcido y es bastante posible que esto suceda porque, ante un exceso de fibras, estas se deforman y se van saliendo del recoveco de lana donde deben estar introducidas. La cantidad debe estar medida pero no puede quedar excesivamente duro: debe estar relleno, pero ser moldeable, así que haz un pequeño masaje con el dedo índice sobre las fibras para que estas se repartan equitativamente. Así evitarás cualquier tipo de dureza.

Otra cuestión fundamental es el enrollado: las fibras pueden estar apelmazadas cuando las adquieras y estas deben tratarse con mimo antes de introducirse en el peluche. Masajéalas, moldéalas con tus dedos y crea pequeñas pelotas de tela para que se ablanden y puedan manejarse mejor. ¡Un amigurumi apelmazado no le gusta a nadie!

En caso de que tengas que continuar tejiendo, recuerda que en el interior de la bolsa de tela debe quedar un dedo sin rellenar. Recuerda que, al cerrar la pieza con la tela, esta encogerá bastante y si está demasiado llena puede salirse el excedente de tejido.

El cuarto tip para saber cómo hacer amigurumis desde cero y rellenarlos bien es importante: el ganchillo es un aliado inestimable a la hora de ablandar las fibras. Ten en cuenta que también puedes emplearlo para crear huecos en el interior que ayuden a mejorar el reparto del tejido, con las consecuentes mejoras en la textura que eso conlleva.

Por último, recuerda que no te va a quedar más remedio que quitar tela si has metido demasiada. Un amigurumi no puede quedar deforme y deberás retirar parte de la tela de crochet para vaciarlo. Lo ideal es que no lo fuerces, sino que busques un punto que haya quedado más abierto para empezar a extraer las fibras. Y tampoco hace falta que el punto quede abierto de par en par: con que puedas ir extrayendo con unas pequeñas pinzas parte del tejido será más que suficiente.

¿Con qué lana se hacen los amigurumis?

Ahora que sabes con qué se rellena un amigurumi, vamos a hablar del tipo de lana que se utiliza para crear la cobertura de estos peluches. Principalmente, como te hemos comentado al principio, el algodón y el poliéster son, junto con la lana, los principales materiales utilizados para fabricar un amigurumi. Sin embargo, el uso de uno u otro puede tener consecuencias dispares tanto en el día a día como a la hora de lavarlo.

Por norma general, el algodón proporciona un extra de suavidad y esponjosidad, lo que gusta mucho a los bebés y niños de corta edad, que se sienten irremediablemente atraídos por su tacto. Pero, ¿con que lana se hacen los amigurumis exactamente?

Es la lana acrílica la más recomendada para fabricar amigurumis debido a que tiende a abrirse menos, lo que resulta ideal para fabricar objetos como muñecos y algunos peluches, además de resultar bastante fácil de tejer. No es en absoluto difícil de adquirir y pueden elegirse multitud de colores, lo que repercute en las opciones de personalización y la estética del amigurumi. Eso sí, que no te dé miedo combinar telas. Pueden quedar especialmente bien en amigurumis como el de Peppa Pig.

Pero tienes otras opciones para fabricar tus propios amigurumis, ya que, con que la lana con la que se hacen los amigurumis no se abra en exceso, es suficiente. La combinación y la proporción puede depender de cada fabricante (de ahí que sea posible identificar a los creadores de algunos amigurumis estudiando la composición de sus fibras), y cada uno utiliza una mezcla única de elementos. Siempre, eso sí, teniendo en cuenta las bondades que el algodón y el poliéster pueden aportar a un peluche de este tipo.

No obstante, si estás pensando en ir sobre seguro, puedes echar un vistazo a nuestro extenso catálogo de amigurumis y comprar el que más te llame la atención. ¡Será un regalo fantástico para los peques de la casa!

Seguir leyendo

Cojín de lactancia: para qué sirve, cómo se usa y posiciones básicas

Es uno de los complementos de descanso más importantes a nivel físico y emocional para el peque. Un cojín de lactancia es un objeto que contribuye al correcto descanso del pequeño y que cuenta con diseños variados para permitir que el niño duerma como se merece.

Además, el vínculo que es capaz de crear con sus padres contribuye a mejorar los lazos afectivos y a enriquecer al pequeño en el plano emocional, lo que hace que sea beneficioso -más allá del descanso- disponer de un cojín de lactancia. ¿Para qué sirve uno de estos en las distintas etapas de crecimiento del bebé? ¿Cómo usarlos correctamente? Te sacamos de dudas acerca de los cojines de lactancia para bebés.

Cojín de lactancia: ¿para qué sirve?

Un cojín de lactancia es un accesorio de formas y dimensiones variopintas que sirve para dar el soporte adecuado al bebé y fomentar su correcto descanso. Ahora bien, es necesario saber cómo usar un cojín de lactancia de la manera adecuada para hacer que el peque esté cómodo en todo momento y evitar malas posturas que le provoquen molestias en el futuro.

Los mejores cojines de lactancia disponen además de un diseño antivuelco que impide que el bebé se deslice de lado a lado, ganando en maniobrabilidad y contribuyendo a aumentar la seguridad y la tranquilidad de peques y padres.

Muchos padres consideran la opción de comprar un cojín de lactancia sin saber para qué sirve exactamente o no asesorándose acerca de lo que pueden aportar al pequeño. En este sentido, contar con un equipo de expertos capaces de ofrecerte los mejores cojines de lactancia del mercado es importante, ya que se ha avanzado mucho en este segmento. Pero vayamos por partes.

Cómo usar cojín de lactancia

Es innegable que uno de los principales atractivos de un cojín de lactancia es su diseño. Pero, a pesar de que saber cómo usar un cojín de lactancia no tiene demasiado misterio, sí conviene tener en cuenta varios aspectos para que el bebé pueda disfrutarlo por completo y con total seguridad.

Lo primero que hay que saber es que la supervisión parental es siempre necesaria. Aunque algunos diseños sean anticaídas, es importante prestar atención a cada aspecto del bebé y del cojín para garantizar su descanso. También debes tener en cuenta que el cojín es un buen complemento a la hora de darle el pecho. De hecho, las mejores posiciones para amamantar al bebé consideran al cojín de lactancia un complemento indispensable, ya que permiten que el peque mantenga una posición adecuada y contribuyen a evitar las toses y los atragantamientos.

Para saber cómo usar el cojín de lactancia de la manera adecuada, debes conocer cuáles son las mejores posiciones para amamantar al bebé. Un cojín de lactancia es una gran ayuda, pero no es beneficioso per se: debe ser utilizado adecuadamente.

En postura de balón de rugby, sentada o reclinada, tumbada o a caballito son algunas de las mejores posiciones para amamantar al bebé con un cojín de lactancia. De hecho, no solo le ayudan a tomar su alimento, sino que fomentan la relajación y les puede ayudar a dormir, mejorando su capacidad de descanso y pudiendo disfrutar de un sueño reparador.

Cómo dormir al bebé en el cojín de lactancia

Suele ser habitual que un bebé caiga rendido cuando ha terminado de tomar su alimento y por eso los mejores cojines de lactancia tienen en cuenta este aspecto en sus diseños, haciendo que no solo sean buenos para darles la leche materna. Dormir al bebé en el cojín de lactancia es una buena idea, siempre y cuando sepas cómo debe colocarse para que pueda descansar sin malestar.

Lo primero que debes tener en cuenta es que, aunque sepas cómo se usa un cojín de lactancia para darle el pecho, suele ser habitual tener que cambiarle de posición cuando ha dejado de alimentarse. Esto es especialmente importante porque la digestión debe ser plácida y las posiciones menos apropiadas pueden tener un impacto negativo en su bienestar.

Por ese motivo es especialmente importante saber cómo usar el cojín de lactancia para dormir: las posiciones cambian cuando el bebé está alimentándose y cuando va a coger el sueño. Que los falsos mitos no te asusten: dormir al bebé en el cojín de lactancia en absoluto es una mala idea, pero es necesario saber en qué posición ponerlo para garantizar por completo el bienestar del peque. Ahora veremos en profundidad cómo usar el cojín de lactancia para dormir y qué posiciones son las más adecuadas.

Posiciones para amamantar con cojín de lactancia

Ahora que entiendes la importancia que tiene saber cómo usar el cojín de lactancia para dormir, vamos a ver los detalles de las cuatro principales posturas para garantizar la comodidad y la seguridad del peque cuando tengas que darle el pecho en uno de estos cojines.

Sentada o reclinada

No dudamos que sepas cómo se usa un cojín de lactancia, pero conviene hacer hincapié en que cuando se busca calmar al peque para ayudarle a alimentarse, esta postura es la mejor y tienes que contribuir a darle esa paz que solo una madre puede darle.

Sentarse en una silla o un sofá y colocarle los pies bien planos en el suelo, reposando los brazos en almohadones y colocando la almohada de lactancia sobre el regazo y el bebé apoyado sobre él es una de las mejores formas de garantizar un nivel óptimo de confort durante la lactancia.

Postura balón de rugby

Si no sabes cómo se usa un cojín de lactancia, lo mejor será que empieces por familiarizarte por esta postura porque es perfecta para drenar los conductos de los pechos y contribuir a calmarle si ves que está tenso o ha cogido un berrinche justo a la hora de alimentarse.

Como intuirás por el nombre, esta postura se llama así porque se pone al bebé bajo el brazo como su se cogiese una pelota de rugby. Además, esto se puede hacer estando sentada o algo reclinada, lo que es mejor para la madre.

En posición estirada

Sabemos que darle el pecho al peque puede ser agotador, sobre todo cuando lo pide cada 3 horas por las noches y a ti te pilla agotada. Puedes echar mano de alternativas más cómodas tanto para ti como para el bebé, como usar el cojín de lactancia para dormir después de haberle dado el pecho en la misma posición.

A caballito

Llegará un momento en el que tu peque sepa sentarse solo y no necesites un cojín de lactancia. ¿Para qué sirve entonces? Pues para que poco a poco vaya ganando confianza y que pueda ir prescindiendo poco a poco del apoyo que le da. Si el peque se pone a horcajadas sobre una de tus piernas podrás estás más cómoda y además podrás ayudar a que tu peque pueda ir mejorando su equilibrio.

En nuestra sección dedicada a cojines de lactancia podrás encontrar una variedad de modelos y diseños, pensados para proporcionarte, a ti y a tu bebé, el mayor confort durante vuestro tiempo juntos, contribuyendo además a su seguridad. Cada uno de ellos está confeccionado con un mimo absoluto y admiten personalizaciones para incluir algunos de sus datos o frases dedicadas. Un detalle precioso que hará que dormir al bebé en el cojín de lactancia sea una delicia.

Seguir leyendo

Chupetes: cómo esterilizarlos, cuándo quitarlos y cómo

Los chupetes son uno de los mejores accesorios que pueden tener los padres para tranquilizar a sus hijos recién nacidos y evitar los recurrentes llantos. Pero no solo eso, estos tienen también una gran cantidad de beneficios para el bebé. El chupete ayuda a satisfacer el reflejo de succión del bebé, pero también a relajarlo y calmarlo cuando esté ansioso. Además, el chupete alivia al bebé en los procesos dolorosos en los que tiene que vacunarse o cuando le están saliendo los dientes, sin olvidar que es el accesorio perfecto para que se duerma antes de la siesta o después de la comida. Incluso, para evitar la temible muerte súbita.

En este artículo vamos a explicarte cuáles son los diferentes tipos de chupetes que hay y resolvemos los interrogantes de cómo esterilizar chupetes, cuándo darlo por primera vez, cuándo y cómo quitar chupete y otras cuestiones generales y muy frecuentes —por ejemplo, cómo hacer si mi bebé no quiere chupete—. ¡Sigue leyendo para más información!

Tipos de chupetes

Como ocurre con los biberones, los carritos para paseos, las sillitas para el coche, los esterilizadores y los termos, podemos encontrar una gran variedad de tipos de chupetes que varían dependiendo de la edad del menor, de los tipos de tetinas de chupetes y de los materiales. Así pues, si nos enfocamos en las tallas distinguimos 3 tipos de chupetes que pueden ser de la talla 1 (de 0 a 6 meses de edad del bebé), talla 2 (a partir de los 6 meses de edad) y la talla 3 (a partir de los 12 meses de edad). Una de las características más específicas para diferenciar estos accesorios es en función de los diferentes tipos de tetinas chupetes. En este caso nos encontramos con las siguientes:

  • Tetina anatómica: Este tipo de tetina chupete imita el pezón materno. Es muy recomendado para los recién nacidos o para bebés que se alimentan con leche materna. Es decir, se trata del chupete más parecido al pezón.
  • Tetina fisiológica: Esta tetina es plana y simétrica. Está recomendada para los bebés que se ponen solos el chupete y favorece que se ejerza siempre la misma presión sobre el paladar.
  • Tetina redonda: Son las más tradicionales y tienen forma esférica y voluminosa.

Los chupetes para bebés pueden ser de varios materiales, como es el chupete látex o silicona o el chupete de plástico. Este último es más resistente y fácil de limpiar, sin embargo, es más duro que el resto por lo que puede no ser del agrado de todos los menores.

Cómo esterilizar chupetes

Una vez aclarados cuáles son los distintos tipos de chupetes, procedemos a responder a cómo esterilizar chupetes. La acción de esterilizar chupetes es muy sencilla, además de necesaria. Esterilizar chupetes es necesario para eliminar las bacterias y acabar con la suciedad que pueda haberse acumulado en él —aunque, también podemos encontrar posturas contrarias sobre esterilizar chupetes que defienden la importancia de inmunizar a los bebés—. En caso de que te decidas por esterilizar chupetes lo que tienes que hacer es lo siguiente:

  1. En primer lugar, antes que nada, lávate las manos y desinféctalas.
  2. Lávalo con agua caliente y jabón.
  3. Coloca el chupete en un recipiente con agua.
  4. Hiérvelo durante 5 minutos.

La esterilización del chupete es igual en uno u otro tipo de chupete, independientemente del material. Ahora bien, al hablar de chupete de látex o silicona debes tener en cuenta que el primero de ellos es menos resistente al calor que el segundo, por eso el chupete de látex tendrá que ser renovado con más frecuencia ya que la tetina se daña antes al llevar cabo las esterilizaciones. Para hacer una esterilización de un chupete en frío lo que debes hacer es lo siguiente:

  1. Lávate las manos.
  2. Introduce el chupete en el recipiente para esterilizar.
  3. Cúbrelo con agua según la cantidad marcada por el fabricante.
  4. Añade la sustancia desinfectante y déjalo actuar —por lo general, entre 30 y 90 minutos—.

En el caso de que optes por esterilizar el chupete en el microondas tendrás que buscar un recipiente que sea apto para utilizar con este electrodoméstico —elige un esterilizador con tapa—. Tendrás que colocar el chupete con un poco de agua y calentar el agua para que hierva —normalmente, entre 4 y 8 minutos será suficiente, dependiendo de la potencia—.

Cuándo dar chupete por primera vez

Cuando uno/a es papá o mamá primerizo/a suele tener un montón de dudas sobre los cuidados del bebé y de sus accesorios, así como las fases que va viviendo. Una de las dudas más frecuentes es cuándo dar chupete por primera vez al recién nacido. Según la Asociación Española de Pediatría (AEP) lo recomendable es que los bebes sean amamantados durante los primeros días de vida. Es decir, se debe esperar a que la lactancia materna esté bien establecida —por lo general, después del primer mes—. A partir de ese momento se le podrá dar el chupete al menor. Al hablar de chupete, cuándo empezar y cómo darlo por primera vez, lo más recomendado es que lo hagas por la noche —a la hora de dormir—. Esto ayudará a calmarlo y asociará el chupete con la tranquilidad que le proporciona.

Cuándo quitar el chupete

Cuándo quitar el chupete al bebé es otra de las preguntas más frecuentes realizadas por los padres primerizos. Según recomiendan los especialistas, la edad más recomendada para comenzar a moderar su uso es entre los 15 y 18 meses, es decir, su utilización tendrá que ser cada vez menor y nunca superar los tres años —tal como aconsejan—. Esto es así por dos motivos. El primero de ellos se debe a las consecuencias negativas que puede generar la utilización del chupete de manera muy frecuente —como malformaciones en la mandíbula, infecciones en la boca y oído o producir un retraso en el habla del pequeño, entre otras…— y, el segundo de ello, porque se acerca la edad del “no” y del “yo” y, en ese momento, resulta más difícil retirárselo.

Cómo dejar el chupete

Cómo dejar el chupete o cómo quitar el chupete depende de cada bebé y del apego que este le tenga. Tal vez el momento más difícil para dejar el chupete es por la noche, periodo en el cual el pequeño pasa más tiempo solo y cuando más lo necesita para relajarse. Para responder a cómo dejar el chupete sin causarle un trauma al menor, ten en cuenta estos consejos:

  • Elige el momento adecuado: No lo hagas en periodos de grandes cambios en los cuales el menor tenga que adaptarse, como al iniciar la guardería o un cambio de niñera.
  • Mantente firme en la estrategia: E involucra a otras personas para que así lo hagan. Si tras 40 minutos llorando tu hijo consigue el chupete, entenderá que su estrategia funciona y volverá a repetirla en la próxima ocasión.
  • Sé consciente del síndrome de abstinencia: La retirada del chupete puede provocar llantos y nerviosismo. Sé consciente de ello y tómatelo con calma.
  • Habla con tu hijo: Explícale que es el momento de retirarle el chupete porque se ha hecho mayor. También puedes explicarle el cuento del hada del chupete, y decirle que esta se lo ha llevado para dárselos a otros niños que acaban de nacer. Así mismo, sorpréndele con un regalo que el hada haya dejado para él/ella a cambio del chupete.

Chupete látex o silicona: ¿Qué es mejor?

Son muchos los padres que se preguntan por qué mi bebé no quiere chupete. En ocasiones el material del chupete, así como el tacto, puede resultar desagradable para el pequeño. En estos casos, habrá que probar con los diferentes modelos hasta encontrar uno que le agrade. Ahora bien ¿Cuál es mejor? El chupete látex o silicona. A priori, debes saber que no hay ningún material que sea mejor que otro, aunque sí varían entre sí. El látex es un material color ámbar, más resistente, blando y muy elástico; mientras que la silicona no absorbe malos olores y no varía de tamaño conforme se usa —además, tiene una mayor resistencia—.

Si no sabes qué chupete regalar, te recomendamos que le eches un vistazo a nuestro catálogo de productos donde encontrarás una gran variedad de chupetes para bebés. Aquí encontrarás el chupete que necesitas y al mejor precio.

Seguir leyendo